Posts tagged mapa del peru con sus limites

DEMARCACIÓN Y ORGANIZACIÓN TERRITORIAL II

A INICIOS DEL SIGLO XX,  se producen nuevos conflictos  para el Perú en la frontera nortecon Ecuador y Colombia,  así como nuevas negociaciones con Brasil y Bolivia.

Imagen

Límites con Ecuador

Desde su nacimiento como repúblicas independientes a principios del siglo XIX, y hasta el año de 1998, los países de Ecuador y Perú sostuvieron la más larga disputa territorial y limítrofe en la historia moderna del hemisferio occidental, centrada en la posesión de amplios territorios y regiones ubicadas en la cuenca del Amazonas, la cordillera de los Andes y el litoral del Océano Pacífico. Su existencia provocó continuas escaramuzas de frontera, así como movilizaciones que desembocaron en guerras generalmente cortas.

Guerra de Zarumilla-Marañon (julio de 1941)

La Guerra peruano-ecuatoriana tuvo lugar entre 1941 y 1942. Ambas naciones están en completo desacuerdo sobre la forma en que se originó el conflicto: La versión peruana de los hechos es que tropas ecuatorianas, invadieron territorio de Zarumilla, lo que originó una batalla que se extendió hasta una zona denominada Quebrada Seca. La versión ecuatoriana es que Perú tomó como pretexto una serie de incidentes que se venían produciendo entre patrullas fronterizas de lado y lado para invadir a Ecuador, con la intención de forzarlo a firmar un acuerdo limítrofe que fije de manera clara la frontera entre ambos países.

El gobierno ecuatoriano suscribió el Protocolo de Paz de Río de Janeiro con la denominación de Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro, el 29 de enero de 1942.

El Conflicto del Cenepa definido así por el Perú, ya que nunca hubo una declaración oficial de guerra, inició el 26 de enero de 1995 (llamada Guerra de Cenepa para Ecuador, por el nombre del río en cuya cabecera donde ocurrió el conflicto fronterizo).

Perú y Ecuador aceptan deponer las armas y el 17 de febrero de 1995, se firma en Brasil la Declaración de Paz de Itamaraty, que determina el retiro de las tropas de ambos países.

Los países integrantes (Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos), de acuerdo a la opinión de los expertos consultados, resolvieron que la demarcación de la frontera era estrictamente la establecida por el tratado de Río de Janeiro de 1942, que corre por las altas cumbres de la cordillera del Cóndor; y que la región de Tiwinza, de 2000 ha, pertenece a Perú, aunque se entrega 100 ha de Tiwinza como propiedad no soberana de Ecuador, por tratarse de un cementerío de guerra ecuatoriano, para realizar actos conmemorativos y no militares. A todo aquel que nazca en Tiwinza, además, se le considerará peruano, por cuanto sólo se le reconoce a Ecuador la propiedad privada de dicha área, pero no su soberanía.

Ecuador no ha efectivizado hasta el momento construcción alguna en dicha zona, porque Perú no ha construido la carretera de acceso a lo que se había comprometido. Asimismo, se resolvieron todas las controversias de interpretación del Protocolo de Río de Janeiro que habían impedido continuar con la instalación de los hitos, guardándose siempre una fidelidad estricta a dicho en el tratado.

El país vecino, además, logró el reconocimiento de su derecho a la libre navegación por el río Amazonas y sus afluentes septentrionales y un permiso para establecer dos embarcaderos comerciales en sus orillas. Además se establecieron los nuevos hitos en Cusumasa-Bumbuiza y Yaupi-Santiago (vecinos de Tiwinza), así como en el departamento de Loreto, en el sector de Lagartococha y el Güeppi. Finalmente, un parque binacional ecológico, aún por implementar, sería la representación de la paz entre ambos países

 

Límites con Colombia

El Tratado Salomón-Lozano fue un tratado de límites firmado el 24 de marzo de 1922 que puso fin a un litigio territorial de casi un siglo entre Colombia y Perú. Este tratado fue aprobado por los congresos de las dos naciones, ratificado por los presidentes de ambos países, en Bogotá el 24 de marzo de 1922, e inscrito en la secretaría de la Sociedad de Naciones el 29 de mayo de 1928. El tratado fue obra del plenipotenciario de Colombia, Fabio Lozano Torrijos, y  Alberto Salomón de Perú.

Mediante este tratado el Perú cedió a Colombia toda la franja entre los ríos Caquetá y el Putumayo, perdiendo alrededor de 100.000 kilómetros cuadrados de territorio que le pertenecía por el uti possidetis jure de 1802, en donde inclusive se había fundado asentamientos peruanos en los puertos de Tarapacá y Puerto Arica, fundados por colonos provenientes de antiguos territorios peruanos del mismo nombre perdidos en la Guerra del Pacífico. El tratado incluyó una porción entre el Putumayo y el Amazonas llamado “Trapecio Amazónico” con el único fin de otorgar a Colombia una salida propia al Amazonas.

 

Límites con Bolivia

La frontera con Bolivia fue delimitada también por  los tratados de Demarcación de Fronteras entre Perú y Bolivia, el 23 de setiembre de 1902  y el Tratado de Rectificación de Fronteras entre Perú y Bolivia firmado el 17 de setiembre de 1909;  y el Protocolo firmado en La Paz el 2 de junio de 1925 y el Protocolo Ratificatorio firmado en La Paz el 15 de enero de 1932.

Límites con Brasil

El territorio peruano se extendía desde las nacientes del río Yavarí a lo largo del 7° de Latitud Sur hasta la vaguada del río Madera que servía de frontera con Brasil. Sin embargo, entre 1867 y 1909, todo el territorio del Acre pasó al Brasil sin librarse batalla. Los presuntos derechos de Brasil sobre esa extensa zona se remontan a que, en 1867, el presidente boliviano Mariano Melgarejo había cedido por el Tratado de Ayacucho territorios peruanos y lo hizo nuevamente en 1889, luego de una larga disputa que duró casi 30 años. Desde entonces Brasil quiso hacerse por la fuerza de dichas tierras, deseando extenderse inclusive hasta el río Purús y el río Yarúa.

 

En noviembre de 1904, la guarnición de Amuheya se rindió ante fuerzas brasileñas superiores después de dos días de combates. Considerando imposible defender militarmente la región, la pérdida peruana se hizo efectiva por el Tratado Velarde-Río Branco de 1909 y un recorte territorial complementario se fijó con el Tratado Polo-Sánchez Bustamante que se llevó a cabo con Bolivia, también de 1909.

Estos sucesos terminan por configurar la demarcación de las fronteras del Perú en forma definitiva y completa  ya que el Perú actual no tiene reclamación pendiente alguna con ninguno de sus vecinos, excepto el límite marítimo con la República de Chile, el cual se encuentra en litigio en la Corte Internacional de la Haya.

 

Para leer mas temas de esta índole visite

http://www.cruzadaambiental.com

Descubre la nueva manera de capacitarte sin dejar de trabajar!
Diplomados y Cursos de Especialización en

http://www.ipmades.org

twitter-logo-1 Logo Facebook

Leave a comment »

DEMARCACIÓN Y ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

EL TERRITORIO PERUANO ha sido  ocupado y organizado a lo largo de la historia de diferentes maneras con la finalidad de administrar  y controlar el espacio y los recursos que en él se encuentran.

Para comprender la organización político-administrativa del Perú, tenemos que remontarnos en el tiempo y estudiar los cambios que se dieron hasta lograr nuestra actual configuración de país.

La forma en que las antiguas civilizaciones prehispánicas organizaron sus territorios fue muy diversa. En la época del Tahuantinsuyo, el espacio se dividió en cuatro suyos, teniendo como centro la ciudad del Cusco; la población se encontraba dispersa y solo existían pocos núcleos urbanos. Con la conquista y colonización española se establecieron corregimientos (y luego intendencias). La población indígena fue concentrada compulsivamente en pueblos («reducciones»), para someterlos; la dispersión de nuestros antepasados fue un sistema de dominio.

En el siglo XVIII se crearon las intendencias, distritos que correspondían a los obispados existentes, como Ayacucho, Cusco, Lima o Trujillo. En la primera mitad del siglo XIX, con las intendencias convertidas en departamentos, se crearon las juntas departamentales y las provincias que dieron origen a la configuración actual de la organización territorial.

EL PERÚ Y SUS LÍMITES: BREVE HISTORIA
Imagen

En los albores de la República (1821), el Perú mantenía límites solo con tres países: La Gran Colombia, Brasil y Bolivia; este último marcaba también la frontera sur, considerando que la región litoral de Atacama pertenecía  al país altiplánico.

En ese contexto, hubo dos excepciones al principio de uti possidetis (que quiere decir “como estáis poseyendo así sigáis poseyendo”) en los territorios del norte: Guayaquil, puerto peruano que fue incorporado por Bolívar a la Gran Colombia, y la provincia de Jaén de Bracamoros, que había pertenecido a la Audiencia de Quito pero que se incorporó al Perú por libre determinación.

Por el norte, la República del Perú limitaba con la Gran Colombia, y por el este, con el Imperio del Brasil, respetando la frontera establecida en el Tratado de San Ildefonso de 1777. Mientras por el sur, los conceptos del uti possidetis y libre determinación no aliviaron demasiado la dificultad de la demarcación territorial, sobre todo en el caso del Alto Perú (nombre con que se conocía al territorio de la antigua Audiencia de Charcas).

Según el uti possidetis se debía aceptar la autonomía del Alto Perú, porque éste había pasado a la jurisdicción del Virreinato del Río de la Plata a fines del siglo XVIII; sin embargo, por el principio de libre determinación de los pueblos debía formar parte del Perú.

Finalmente, dejando de lado ambos criterios, en 1825 Sucre fundó la República de Bolivia, que comprendió el territorio de la antigua Audiencia de Charcas, convirtiéndose en el único país que limitaba con Perú por el sur.

LA NUEVA DEMARCACIÓN TERRITORIAL

Al iniciar su vida Republicana, el país heredaba los territorios que lo constituían al final de los tiempos virreinales: ocho intendencias (Trujillo, Lima, Tarma, Huancavelica, Huamanga, Arequipa, Cusco y Puno), la Comandancia General de Maynas (que, habiendo pertenecido al Virreinato de la Nueva Granada, volvió al Perú por la Real Cédula de 1802) y el Gobierno de Guayaquil.

Para definir el nuevo territorio peruano, se usó nuevamente: el uti possidetis -que establecía la vigencia de las fronteras existentes antes de la independencia- y el principio de la libre determinación de los pueblos, que incluso podía imponerse al primero.

Siguiendo estos fundamentos, el territorio republicano quedó organizado en siete departamentos: Junín (antigua intendencia de Tarma), Lima, Ayacucho (antiguas intendencias de Huamanga y Huancavelica), Arequipa, Puno, Cusco y La Libertad (antigua intendencia de Trujillo, además de Maynas), aunque las delimitaciones de los dos últimos departamentos no quedaron definidas. Todos estos territorios formaron parte de la nueva república, juraron la independencia del Perú, enviaron representantes al Congreso de Lima y recibieron autoridades desde la capital.

Recién a finales del siglo XIX, luego de culminada la Guerra del Pacífico, cuando se establecieran los límites con Chile, por el sur, siendo la única frontera no fijada por el principio de la libre determinación de los pueblos sino como resultado de la imposición del derecho de conquista, perdimos Tarapacá y Arica. 

Para leer mas temas de esta índole visite 
http://www.cruzadaambiental.com

Descubre la nueva manera de capacitarte sin dejar de trabajar!
Diplomados y Cursos de Especialización en
http://www.ipmades.org

Imagen Imagen

Leave a comment »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.